jueves, 19 de mayo de 2011

El “YOÍSMO” en las relaciones.

Creo que cada quien maneja su manera de ver la vida, el significado de “éxito” es subjetivo y se presta a las metas de cada persona, a lo que quieren en la vida, para mí el éxito significa ser feliz, sentirme feliz y una de las cosas que me llevará a tener una vida exitosa está en tener una relación estable con quien compartir todas mis victorias y derrotas, se suponía que trabajaría en este momento (3:31am) pero me dio por expresarme.
Últimamente he tenido conversaciones con varias personas acerca de las relaciones, las mujeres cada día más a la defensiva y los hombres igual cuando se trata del amor. No he tenido relaciones perfectas, los que me conocen a fondo y ni tanto sabrán de las cosas que he vivido, si no han funcionado por algo ha de ser, pero sigo creyendo que mi manera de ver esto llamado “amor” es bastante sencilla de disfrutar, tengo una manera romántica de ver la vida y la verdad a mi me encanta.

Mi teoría del amor es que simplemente está, no se fuerza, no se limita tampoco, querer de verdad no tiene limitaciones, y realmente no existe nada más rico que querer y que te quieran de vuelta, pero fácil no es. Hace unos años conversaba con un conocido grato y me preguntaba que qué pensaba de los divorcios, que antes la gente no se divorciaba, que ahora cualquiera se casa y se divorcia, yo hablaba de que mucha gente se casa por casarse, metidas de pata, simple deseo de no estar solos, no conocerse lo suficientemente bien, etc., y él me dijo, el problema de hoy es el “YOÍSMO”, ¿Yoísmo? Si, el mismo.. Primero YO, segundo YO, tercero YO y si YO no me siento bien las cosas no funcionan y caí en cuenta de que era taaan cierto. En algún momento del camino dejamos de pensar en que las relaciones son de dos, que hay 2 personas que deben estar conformes, no una. Así pasamos por la vida exigiendo y dando lo mejor de uno pero siempre buscando lo mejor para uno. Alguno vez un ex novio me dijo “cuando uno ama uno piensa primero en el bienestar de la otra persona, si esa persona es feliz uno es feliz” yo, inmediatamente pensé “ah no..yo pienso en mi, primero tengo que estar feliz yo y después tu”, claro.. eso pensé, obviamente no lo dije.. por él nunca sentí eso, lo sentí por otra persona y ahí me di cuenta que tal vez no había amado tan profundamente antes, equis.
Hoy en día anteponemos nuestro bienestar ante el otro y no digo que esté bien o esté mal, pero a la larga esto de pensar sólo en uno nos limita bastante, leí hace poco esto “el que no te quiere como eres, no te merece” totalmente cierto, cuando uno quiere, quiere a pesar de los defectos que esa persona puede tener, las virtudes suelen ser más que los defectos y a la larga nadie puede querer cambiarte, la pregunta es ¿aplicamos esto a la otra persona? ¿Queremos a la otra persona con sus defectos? Exigimos que nos quieran tal cual, insoportables si es que lo somos, pero no aguantamos a otro insoportable. El amor no se trata de perdonar defectos, se trata de aprender a vivir con ellos, las mujeres tendemos a moldear a nuestra pareja a nuestra imagen y semejanza, Dios nos creemos, así me gusta, así quiero que se vista, así quiero que hable, así quiero que actúe y bueno, si encontramos uno que puede hacer esas cosas bien solo pues mejor para nosotras, una cosa menos de qué preocuparse (esto se aplica a hombres también). También queremos las cosas fáciles (esto se aplica a ambos), queremos que todo sea lindo, todos los días, si, una que otra peleíta pero debe ser perfecto la mayor parte del tiempo, no sé en qué momento el “luchar” se nos olvidó y en el minuto en que vemos las cosas complicadas pues no, esto no me gusta, no, así no quiero. Diría yo que ese es mi mayor defecto, soy tan relajada que cuando las cosas se ponen complejas me sofoco y ya no quiero, cuando te juntas con alguien que tiene ese mismo defecto, entonces no hay mucho que hacer.. sólo aceptar que la relación simplemente no funcionó. Pero en el fondo cuando siento que algo vale la pena me gusta luchar por ello, me gusta saber que di todo de mí, me gustar sentirme satisfecha pensando y sintiendo ok, lo di todo, por eso no suelo rendirme tan fácil pero hay veces que toca.

Mi “yoísmo” me ha hecho tomar decisiones que creo hoy por hoy han sido las correctas, no en su momento, mi impulsividad me ha hecho hacer cosas que ni he querido pero ya al final cuando no hay como solucionar las cosas de ninguna manera, entonces sí termina siendo la decisión correcta; aún así considero que me equivoco cuando pienso en mi y que yo esté bien. He aprendido cosas de cada persona con la que he estado, respeto y rescato mucho una en especial, donde me mostraron lo que realmente significa que alguien te quiera y cuánto puede hacer y AGUANTAR alguien por amor, esta persona siempre me hablaba de que no éramos dos, éramos uno, que mis actos también tenían que ver con él, que las consecuencias buenas o malas de lo que haga también lo afectaban a él, que los pasos que daba no los daba sola, los daba con él y teníamos que aprender a caminar juntos, en ese momento no lo entendía. “Recuerda que si piensas solo en ti, tu vida se limitará a eso, tu, tu y tu”. Y a eso se limitó, en el momento en el que no me empecé a sentir bien simplemente dejé de intentar, no me arrepiento la verdad, no era la persona que necesitaba a mi lado pero sé que a la larga ese comportamiento no me va a llevar nada lejos.
De dónde nace este “yoísmo”, mmm creo que nace de nuestro ego, “no hay nadie mejor que uno así que a mí me dan lo mejor o retírese” y si, es verdad,  A MI ME DAN LO MEJOR O RETÍRESE, pero sólo porque uno también está dispuesta a dar lo mejor. Me lo digo siempre, soy lo mejor que le puede pasar a alguien, estoy convencida de eso, es bueno quererse y saber lo que uno vale. No soy una persona rencorosa (gracias a Dios) pero creo que a la larga si influyen los “fracasos” anteriores en tus nuevas relaciones, en mi caso me es difícil confiar y la verdad, es que vulgarmente hablando “di tanta papaya” en mi relación anterior que en la última decidí que no, ya no quiero, ya no me da la gana de ser paciente, ya no voy a cegarme por alguien, ya no voy a permitir que alguien haga lo que le dé la gana conmigo y no me dé el lugar que me merezco. No sé por qué escribo todo esto, creo que estoy queriendo tener una conversación conmigo mismo y más o menos entender cómo funciona esto de las relaciones.

Creo que las relaciones que funcionan son solo aquellas que desean que eso suceda, el camino está para aprender, en esta vida todos somos maestros y alumnos, las parejas deberían comprender que absolutamente nadie es perfecto y que si quieren que las cosas funcionen deben aprender a adaptarse, a conocerse, a aprender, a callar cuando deben de callar, a ceder cuando deben de ceder. Es verdad que a uno lo deben querer como es, pero tenemos que aceptar también que no somos perfectos y que si podemos mejorar algunos de esos defectos que tenemos para uno y por ende para tu pareja, ¿por qué no hacerlo?, si esperamos a que llegue el/la pendej@ que nos quiera y nos aguante tal cual pues será mejor agarrar una hamaca y esperar acostados, ni si quiera sentados, porque es muy probable que no llegue nunca. No podemos simplemente decir, si no me quieres como soy pues entonces no vale la pena, ¿quién dijo que no se quiere? Pero no por querer uno debe soportar todo tipo de comportamiento. Debemos aprender de nuestros errores, de nuestros defectos, comprender que si realmente queremos a alguien lo lógico sería querer mejorar para esa persona, encontrar un equilibrio y ceder hasta donde se pueda ceder. Hoy en día echamos relaciones a la basura como si fuera cualquier cosa y no nos damos cuenta del potencial que puede haber, solo porque YO no me siento bien, sólo por no querer esforzarnos más.
Hay algo que debemos aprender, NO somos los dueños de la verdad, cada quien tiene su verdad y eso debe ser respetado pero no impuesto, lo que para uno es bueno, para el otro puede ser malo y es ahí cuando se encuentra o mas bien, se busca un equilibrio. No podemos imponernos y decir esto es así y así debe ser, no creo que uno deba cambiar su manera de pensar, simplemente no podemos esperar que todo el mundo piense como uno o haga las cosas como uno. Cuando nos encargamos de ver solo defectos y nada de virtudes, pues entonces es obvio que nada está a la altura del YO.

Claro está, que uno debe saber cuándo también dejar de insistir, hay relaciones que simplemente no funcionan, si 2 personas simplemente no se complementan hay que aceptar la realidad. Por lo general todos nos trazamos metas y objetivos, debemos estar con personas que sin que nosotros intercedamos, busquen el mismo objetivo, quieran las mismas cosas, imponerlas nunca servirá de nada. A esto no se trata simplemente de la persona sino del momento, no todos los momentos están destinados para vivir una relación, hoy comprendí que no puedes estar bien con alguien si no estás bien sólo, no se puede querer estar con alguien solo por no querer estar solo, hace un tiempo me dije, al fin, un tiempo para mi.. para crecer como mujer, tengo tantos proyectos que no deben ser interrumpidos por nada ni nadie, no es el momento de alguien, sin embargo no respeté esa decisión. Una vez más, no se por qué escribo esto.. me tomó un tiempo darme cuenta de lo que realmente necesito en mi vida y es tiempo para mí. Señores, piénsense bien si estar en una relación es lo que necesitan antes de estar en una.. sigo pensando que no existe nada que te llene más que el amor, pero la verdad.. es que todo a su debido tiempo.. Ya la vida se encargará de poner a esa persona en el momento en que deba llegar.