lunes, 7 de febrero de 2011

Gris Rosáceo

¿Por qué será que a la vida le gusta jugar con nosotros? Es como si realmente fuéramos fichas de ajedrez...

Dicen que lo importante es competir, correctamente dicho, lo importante sería vivir la experiencia de competir, lo importante es agarrar cosas de cada travesía que nos pegamos. ¿Interesa ganar? Claro que interesa. En el fondo eso es lo que todos buscamos, ganar, ser mejores, destacarnos ante el resto, que la gente nos admire.. Difícil mundo en el que vivimos que nos ha convencido de que el éxito se mide en dinero y ego y no en tranquilidad y por consiguiente felicidad.

Yo vivo a diario luchando por saber distinguir entre ambas cosas y poner en su lugar a cada una de ellas. En mi muy personal opinión el éxito se mide por felicidad y ojo, eso es lo que es éxito para mi, no para el resto. Yo tengo mi verdad y cada quien tiene la suya.

Siempre digo que voy por la vida recolectando momentos que me hagan feliz, voy por la vida adquiriendo experiencias y agarrando lo mejor de cada cosa, lo mejor de las personas, lo mejor de las equivocaciones, lo mejor del dolor, lo mejor de la vida. El día en que pueda decir que soy exitosa será cuando mire atrás y el 80% del tiempo que recuerdo estuve sonriendo, muchos dirán, eso no es vivir, la vida no es color de rosa y no lo es, nunca diría que lo es, pero prefiero escoger lo mejor de todo y ver la vida de un color gris rosáceo.

Creo que lo más importante que he aprendido en mi corta edad es que nadie es perfecto, que cada quien tiene sus issues y que no podemos esperar que la gente reaccione o sea como uno desea, el día que entendamos que el de al lado es probablemente menos perfecto que uno comprendemos que no podemos juzgarlos y vivir una vida sin juzgar, eso si es felicidad.

Por lo general vamos por la vida agarrando problemas ajenos, metiéndonos en cosas que no nos incumben y en el caso de que sí nos incumba, absorbemos la suficiente mala energía para poder tener rencor por un buen tiempo, es como si nos gustara sentirnos mal a propósito.

Confieso no ser perfecta, hay situaciones que me parecen incontrolables, hay gente que te sabe halar de los pelos como nadie, es en ese momento en el que me doy cuenta de que no soy tan fuerte como creo y al mismo tiempo me doy cuenta de que depende únicamente de mi el estar bien o estar mal. No creo en las víctimas, tampoco en los victimarios, creo que todos tomamos decisiones que nos llevan al lugar en donde terminamos, nadie toma decisiones por nosotros, también creo que el karma nos persigue a diario esperando que nos equivoquemos para pasarnos la factura de nuestros errores.

No se que carajo estoy diciendo, simplemente me dieron ganas de expresar el trabalenguas de emociones que tengo, siiii, el trabalenguas, cada quien se entiende como puede.. yo se lo que vivo. A todo esto, si alguien alguna vez lee esto quiero que se le quede nada y que se le quede todo, realmente creo que la única parte interesante de todo esto es cuando digo que no existen las victimas ni los victimarios, nadie te puede hacer daño mientras tu no lo permitas.. hablo para gente como yo, aquellos a los que nos gusta vivir tranquilos sin joderle la vida al resto.

1 comentario:

  1. Muy buena reflexión Manda-Irina! Un enfoque muy Objetivista... en virtud de un "egoísmo razonable", nuestra prioridad como seres humanos es la de ser felices!

    ResponderEliminar