martes, 4 de octubre de 2011

Life as it is..


Una amiga me decía hace nada que la edad promedio de vida estaba disminuyendo, no sé si sea así realmente pero día a día son mayores los casos de personas que fallecen por los motivos que sean en sus 30 y tantos y aún menos. Y a partir de esto nace la pregunta que supongo todos nos hemos hecho en algún momento de nuestras vidas. ¿Qué pasa si mañana no estoy? ¿Ha sido suficiente todo lo que he vivido como para decir "puedo irme tranquila"?

Tomando en cuenta que la persona promedio debe dormir 8 horas, pero digamos que duerme 6, trabaja de 8 a 10 horas al día, ahí van 16 horas, quedando 8, de las cuales se le deben restar 2 horas que están entre que se despierta y va al trabajo y entre que sale del trabajo y llega a su casa o cualquier destino; con esto puedo concluir que la persona promedio vive 6 horas al día (eliminando de este grupo a aquellas personas que viven para trabajar y que no les sobra una hora al día). ¿Son 6 horas al día suficientes?  

Me caracterizo por ser esas personas que escogen como profesión vivir y como pasatiempo trabajar.. a pesar de que tengo menos horas dedicadas a mi profesión intento usarlas bien. Voy por la vida buscando momentos, buscando risas, buscando hacer lo que me gusta hacer.

Y bueno, en la vida todo es relativo, habrá personas que puedan decirme yo amo lo que hago y vivo a través de ello. Si es así, entonces good for you. Por mi lado, y aunque aún no me encuentro viviendo esa vida por la que lucho a diario y que espero tener en un futuro no lejano, intento aprovechar el poco tiempo que tengo para hacer algo más que respirar.

Me preocupo por lo que me debo preocupar, la vida te presenta oportunidades a diario, tal vez me haya equivocado dejando pasar algunas importantes, pero lo cierto es que mañana aparecerá una nueva. Me enojo las veces que debo enojarme y el tiempo que debo hacerlo, pasar la vida amargado por errores ajenos o propios ain’t my style. No me lleno de resentimientos, procuro entender que no soy perfecta y a raíz de eso no esperar que el resto lo sea, dicen por ahí que el ladrón juzga por su condición, y si yo soy capaz de errar no debe molestarme que el resto de personas lo hagan. Alguien me dijo alguna vez, sólo Dios perdona, así que no tengo nada que perdonar, una simple disculpa es suficiente. Hago las cosas que disfruto, desde fumarme un cigarrillo a… bueno, las cosas que disfruto. Lucho por lo que me apasiona, obstinada como yo sola, dueña de mi verdad pero respeto la verdad de los demás.

Disfruto escogiendo a quien tengo a mi lado, empezando por mis amigos y terminando en mi pareja (cuando la tengo), sin excluir a mi familia (esos ya vienen por añadidura), creo que cada persona que ha pasado por mi vida, así haya sido un día, un mes, un año o la vida entera me ha otorgado de algo que ninguna otra persona me ha dado y por ello estoy agradecida. No suelo arrepentirme de las cosas que hago, primero porque no considero hacer cosas de las que pueda o deba arrepentirme (de todo se aprende) y pues segundo porque de nada me sirve arrepentirme, me gusta dormir tranquila por las noches y si algo me quita el sueño, suficiente con las preocupaciones de mi pasatiempo.

Espero en un par de años mirar atrás y recordar que he reído mucho, llorado una vez al año y sentido mil, haber viajado lo suficiente como para que la gente me envidie jajaja, haber hecho el ejercicio suficiente como para que las mujeres me envidien (de nuevo) y los hombres me imaginen (no estoy en ese momento ahorita así que está dentro de las metas). Haber tomado mucho vino y con esto, haber tenido muchas conversaciones interesantes, conocer diferentes culturas, que me hayan roto el corazón por lo menos una vez y haber encontrado a mi felicesparasiempre y bueno, lo más esperado, hacer de la música mi vida.


En fin, el consejo estúpido del día, vivan más, preocúpense menos, ríanse mucho y hagan el amor frecuentemente, si es a diario mejor.




1 comentario: