lunes, 6 de agosto de 2012

Un tema más. Ni víctimas ni victimarios.


En eso de las relaciones no soy una experta, he tenido un par de historias interesantes, a todas las considero "buenas" pues de todas he aprendido. A algunas les haría un par de modificaciones, sin embargo a todas las dejaría donde están, en el pasado, soy fiel creyente de que lo que no llega a tu presente y/o futuro cercano es porque pasado tenía que ser, hay errores repetibles, pero no por eso dejan de ser errores y para repetir un viejo error, mejor practicar uno nuevo.

Siempre que empiezo un post, lo hago porque varias situaciones han estado rondando mi cabeza y en el ínterin de querer entender por qué suceden, pasan teorías por mi mente que valen la pena ser compartidas, tal vez haya alguien que tenga las mismas preguntas. Le pido a quien sea de mis amigos, si alguno lee esto, que me corrija si me equivoco cuando digo que nunca he sufrido realmente por una relación, no diré que no he llorado, lo he hecho, pero nunca he sentido que la vida se me está acabando, nunca me he embriagado por despecho (el alcohol me pone alegre), me han dolido cosas, he llorado, pero no he sufrido. Para poder dar sustento a esto, le pregunté a una de las personas que más me conoce y que conoce muchas de mis historias si considera que he sufrido y me respondió esto: "Vuelta mierda, destruida no, sí te he visto bien dolida y con el ego herido pero destruida, destruida, no", digamos entonces que mi teoría de no haber sufrido por alguien es correcta.

¿Por qué hablo sobre esto? Simplemente porque no comprendo los motivos por los cuales alguien decide sufrir por otra persona, porque es una decisión, doy testimonio de que es así, el mantenerse en una relación que no te hace bien, es una decisión, el permitirte sufrir por ello, es una decisión.

El ser humano promedio suele trazarse objetivos que cubran sus necesidades, necesidades en el aspecto personal, en el aspecto profesional/económico, en el aspecto espiritual y en el aspecto sentimental. Tomando el aspecto sentimental que es el que interesa aquí, podemos resumirlo en que el ser humano requiere de afecto; éste, vendrá de amigos, de familiares y de una pareja. El hombre necesita dar y recibir cariño, necesita dar y recibir seguridad, es por eso que buscamos una pareja, porque la sociedad y si quieren incluir la religión en esto lo pueden hacer también, nos ha hecho comprender que en la vida, hay una persona para nosotros con quien compartiremos la misma, las tristezas y alegrías y formaremos una familia. Conocemos a alguien que feo o guapo, nos gustará, nos caerá bien, nos hará reír, nos hará sentir bien y al final de cuentas, nos enamorará.

Hasta ahí todo está bien, con el "nos enamorará" no digo que la vida o relación sea color de rosa, nada es perfecto y menos una relación construida con 2 imperfectas personas, habrán discusiones que alguna vez derramarán lágrimas tal vez, habrán diferencias de opiniones, habrán hormonas alteradas (¡Gracias Eva!), pero al mismo tiempo habrán muchas situaciones y experiencias que te hacen sentir que todo vale la pena, que el mal rato, que la discusión, que lo "especial" de la actitud de tu pareja es nada, en comparación con las muchas cosas buenas y alegrías que esta persona trae a tu vida. Pero ¿qué sucede cuando las cosas "malas" no son menores que las "buenas"?

Corríjanme si me equivoco, pero bastantes problemas trae nuestro aspecto personal y profesional/económico como para que el sentimental que es el que te "soluciona la vida", se convierta en un problema más. Se supone que uno decide estar con alguien como pareja porque esta persona te llena, te hace feliz, te hace reír, comparte tu misma visión de la vida, tienen objetivos en común y porque por más cursi que suene, la vida es mejor cuando esa persona está contigo. Entonces, si la vida ya no es mejor cuando esa persona está contigo, si los momentos de alegría son pocos, si hay más tristeza que felicidad, si no te demuestra que te ama, si una relación se ha convertido en una verdadera pena, ¿por qué seguir en ella?

Yo creo que nunca he sufrido realmente por alguien no porque no haya querido o no me hayan decepcionado, sino porque con el paso de los días (después de esa decepción), me he dado cuenta que el amor de tu vida no puede ser alguien que no te quiera o que no te respete. Luchamos por esa idea del "amor de la vida" y decidimos tolerar cosas intolerables. Creo firmemente que el amor de la vida existe y en mi caso lo espero aún, pero no entiendo a la gente que se mantiene en relaciones que los hacen sufrir o que luchan por algo que no existe.

Todos vinimos al mundo con un objetivo final, ser felices, por eso hacemos las cosas que hacemos, por eso estudiamos la carrera que estudiamos y queremos trabajar para ganar dinero y gastarlo en lo que nos haga feliz, por eso decidimos estar en una relación, porque nos hace feliz y porque queremos hacer feliz a esa persona. No te clavas una aguja (a menos que seas masoquista) porque duele, si no te expones a dolor físico porque sabes que no te gusta y no se siente bien, por qué te expones a un dolor emocional que duele igual, ¿Cuál es la diferencia? 

"Quizas tengas razón, quizás las personas nos aferramos a un ideal de relación que es una fantasía y en ese momento pensamos que es la última Coca Cola del desierto y en eso precisamente radica nuestro error". Lo repito, el amor de la vida de alguien nunca va a ser una persona que haya decidido no querer ser parte de tu vida, nunca será alguien que no esté dispuesto a luchar por ti como tú lucharías por esa persona, nunca será alguien que te hiera o haga daño, no estuvo equivocado aquel que dijo "mejor solo que mal acompañado". Y a esos que terminan una relación y sufren porque se terminó, recuerden que el ser humano es un animal de costumbre, ya se desacostumbrarán a esa persona que una vez era desconocida. No puedes pasar la vida sufriendo por alguien que por error tuyo o de esa persona no está ya en tu vida, si te equivocaste y esa persona ya no va a volver, ¿de qué sirve lamentarse y echarse al dolor? ¿va a dejar de doler por eso?  El salir de una relación es la puerta abierta a conocer a un error mucho más interesante, un error que tal vez se convierta en acierto.

Por cierto, no digo que sea fácil tomar una decisión de salir de una relación que no te haga bien, es difícil, duele, pero en el momento en que te das cuenta que es lo mejor y que vas a ser más feliz después, es mucho más "fácil" tomar la decisión de dejar ir. Esto no es un mensaje de autoayuda, es simplemente el deseo de sacar de mí el sentimiento de impotencia que me da ver sufrir a la gente. Si vas a terminar una relación, hazlo bien, con decisión y si vas a luchar por una relación hazlo bien también, hay cosas en la vida donde no hay puntos intermedios, la decisión es básica, ¿quieres estar bien o no?, si decidiste que no, entonces no te quejes de tu sufrimiento, en la vida, ya casi no hay víctimas ni victimarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario