miércoles, 3 de julio de 2013

Las mujeres que infligen miedo. Por Boris Moscoso.

Tengo el agrado de tener en mi vida a este tipo de personajes, comparto uno de los textos más interesantes y francos que he leído, Boris no tiene blog así que tengo el agrado de subirlo al mío, en fin, mucha intro, les dejo un muy agradable pensamiento de un hombre muy valioso.

Las mujeres que infligen miedo. 
"No me refiero a Alexandra Escobar o Seledina Nieves, que de seguro si las tienes frente a ti, pensarás 2 veces antes de intentar caerles a golpes.
Me refiero a la mujer del siglo 21, la actual, la independiente, la profesional, la que no necesita de un hombre para sentirse realizada, sino, amada.
Escribo de este tema justamente porque tengo amigas que se encuentran en esa situación. Mujeres que, en mi concepto, son como dice nuestro pueblo, excelentes partidos. Son lindas, con carreras exitosas y futuros promisorios. Sin embargo, me preguntan: “¿Por qué mierda no encontramos ese hombre con el que podamos compartir nuestras vidas? Todas las bendiciones, alegrias y desdichas tambien, y la verdad, al verlas, me pregunto lo mismo.
Voy a plantear la siguiente hipótesis: El hombre latino actual es AHUEVADO. Sino, ¿qué explicación puede tener que mujeres en sus veintes y con tantas cualidades estén solteras? El hombre se siente intimidado por la mujer exitosa y por eso no termina de cerrar el “business” cuando se topa con un espécimen con estas cualidades.
No soy sociólogo como para realizar un estudio a profundidad sobre esta disyuntiva planteada, solo me guío por las historias amorosas que me cuentan mis amigas y que muchas veces, por no decir siempre, terminan con desenlaces inexplicables para mi...
Entonces: ¿Cuál es la respuesta? ¿El hombre actual se ha vuelto bruto, ahuevado o maricón? Muchos dirán: Bueno chucha, si estas tan preocupado por tus amigas por qué no le haces a una de ellas. Pues la respuesta es simple: yo no fui ahuevado al toparme con una gran mujer y decidí convertirla en mi novia. Todavía no me caso porque, y lo reconozco, si me ahueva aun un poco la situación del sagrado matrimonio.
Espero que con esto que voy a decir no se me tome como conformista porque no es el mensaje que quiero transmitir. Uno debe estar siempre en constante evolución, creciendo en cualquiera de los aspectos de la vida, ese será el combustible que te permitirá sentir que sigues vivo, que eres hoy, un poco mejor que el hombre que eras ayer. Tu competencia esta frente a tu espejo, no debe ser jamás tu pareja. Si el día de mañana llegas a estar con una mujer que no necesita de tu dinero para ser feliz, que es exitosa en su trabajo y que por ello ha logrado reconocimiento profesional y hasta, quizás mejor remuneración económica que la tuya, SIÉNTETE FELIZ CONTIGO MISMO Y CON LA SUERTE QUE TIENES. Fuiste lo suficientemente inteligente para conquistarla, ella está contigo porque le ofreciste algo que, otro que pasó por su vida no pudo. y está a tu lado por eso, porque llenas ese espacio emocional (y no económico) tan importante en ella.
Entonces, ¿cuál es la respuesta? ¿Es mi hipótesis la acertada o estoy hablando huevadas? Si crees que es la segunda pues, fácil, contáctate conmigo broder y te doy el numero de mis amigas."


Por: Boris Moscoso @Boris_omar

No hay comentarios:

Publicar un comentario